Carta Abierta al Presidente de los Estados Unidos Donald Trump de Armando Masson Valdés

 

Email:massonvaldes@gmail.com
Telephone: +53 5846 9888

Sr Presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump
Haciendo Referencia a su discurso pronunciado el 19 de Junio del 2017 en la Ciudad de Miami Florida, Frente a una Minoría dentro de la Emigración cubana en su País, permítame hacer algunas Reflexiones que demuestran que sus palabras, estaban influenciadas y manipuladas por Personas Inescrupulosas encabezados por el Senador de Origen Cubano, Marcos Rubio. Con un contenido equivoco y un Tono Amenazante, intento poner claro que todas las medidas adoptadas por la Administración del ex presidente Barak Obama, con el fin de restablecer las Relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, quedaban sin Efecto por decisión suya como nuevo Presidente del País.
Dentro del contenido de su intervención, manifestó que en Cuba no existen Derechos Humanos, que se debía Indemnizar a todas las Familias de las tripulaciones de las avionetas que usurparon Territorio cubano, con el fin de incitar y promulgar el odio con la idea de que se debía promover un Levantamiento del pueblo contra el Gobierno Revolucionario.
Teniendo en cuenta que en Estados Unidos se mantienen vigente la Pena de Muerte, la larga lista de ciudadanos de origen Africano muertos a manos de sus servicios de Policía, La Intromisión en los derechos de otras Naciones, la Venta de Armas con el fin de promover las Guerras, las Deportaciones de ciudadanos extranjeros previstos y sancionados por los Derechos Civiles y Políticos del Comité de Derechos Humanos, queda demostrado que en su País si se violan gravemente los derechos de las personas de una manera impune.
Presidente Trump, si hablamos de violaciones de derechos Humanos debo decirle que los Estados Unidos han violado impunemente los del Pueblo cubano, prescritos en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos que entro en vigor el 23 de Marzo de 1976 Establecido en la Parte 1ra Artículo 1 inciso 1 de dicho Pacto, existente en los acuerdos y Tratados de la Organización de Naciones Unidas en los que su País es firmante.
La guerra desatada por Estados Unidos contra la Revolución Cubana, concebida como Política de Estado, ha quedado históricamente demostrada y es plenamente constatable a través de las múltiples informaciones que han sido reconocidas en su País en los últimos tiempos, en la que se puede apreciar la existencia de una variedad de acciones Políticas, militares, económicas, biológicas, diplomáticas, psicológicas, propagandísticas y de espionaje.
La ejecución de actos terroristas, sabotajes, la organización y apoyo logístico a Bandas armadas y grupos Mercenarios clandestinos, el aliento a la desegregación y emigración, así como los intentos de liquidar físicamente a los líderes del proceso revolucionario cubano.
Todo eso se demuestra a través de las declaraciones públicas de autoridades del gobierno de los Estados Unidos y por los numerosos documentos secretos desclasificados.
Le mostrare en Síntesis cuantos atropellos y crímenes han cometido ciudadanos con nacionalidad Norteamericana y auspiciado y financiado desde territorio de los Estados Unidos.
1- (4 de Marzo de 1960, Sabotaje al buque Francés La Cobre en la Bahía de la Habana, con un saldo de 95 Muertos y centenares de heridos.)
2- (13 de Abril de 1961, Incendio y total destrucción de la Tienda el Encanto. (1 Muerto y 18 Lesionados)
3- (19 Abril de 1962 se produce la Invasión Mercenaria por Playa Girón o Bahía de Cochinos como le llamaron las altas esferas del Gobierno en turno. En estas acciones participaron, Pilotos, asesores y Hombres Ranas. Ejemplo de ello fue el derribo de un Avión B-26 tripulado por Thomas Willard Ray y Frank Leo Baker, ciudadanos de Estados Unidos y Pilotos de la Guardia Nacional del Estado de Alabama. Así también fue derribado en el mar, otro avión B- 26 Tripulado por los Norteamericanos Ryley W. Shamburger y Wade Carrol Gray, ambos de Nacionalidad Norteamericana. Esta Invasión causo 176 Muertos y 50 Incapacitados.)
4- ( 637 Intentos de Atentados para provocar la muerte del Comandante en Jefe Fidel Castro en los que el Gobierno de Estados Unidos reconoció el 1,25 por ciento, organizados directamente por la CIA)
5- (12 de Octubre de 1971, una Lancha rápida y otra embarcación procedentes de Estados Unidos, ametrallan el poblado de Boca de Sama, causando 2 Muertos y varios heridos)
6- (6 de Octubre de 1976, Provocan el estallido en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación, causando 73 Muertos. Perpetrado y ejecutado, por los dos terroristas Norteamericanos, Luis Posada Carriles y Orlando Boch)
7- (11 de Septiembre de 1980, es asesinado en una concurrida calle de New York, el Diplomático cubano Feliz García Rodríguez)
8- (9 de Enero de 1992, son asesinados los combatientes de la PNR Yuri Gómez Rivero y Rolando Pérez Quintosa. También el miembro de las Tropas Guarda fronteras, Orosman Dueñas Valero y el civil Rafael Guevara Borges).
9- (4 de Agosto de 1994, es asesinado el combatiente de la PNR, Gabriel Lamouth Caballero).
10- (8 de Agosto de 1994, es ultimado el Teniente de Navío Roberto Aguilar Reyes).
11- (8 de Agosto de 1994, Terroristas amparados y financiados por miembros de la Fundación Cubano Americana, colocan 7 bombas en varios hoteles de la Capital cubana, dejando un saldo de 1 Muerto de Nacionalidad Italiana y varios heridos).
Sr Presidente, se haría muy extensa la lista de Violaciones de los derechos Humanos e Internacionales, asi como los crímenes cometidos por los Estados Unidos Contra nuestro País.
El recrudecimiento brutal de las sanciones contra nuestra Nación, solo ha servido, para resistir y engrandecer mas nuestro pueblo y Gobierno Revolucionarios. Debe usted reflexionar también, sobre el significado que tiene el Restablecimiento de las Relaciones entre su País y el Nuestro.
Seria de Beneficio mutuo para las Grandes Transnacionales y Bancos de los Estados Unidos, servirá para unir los dos pueblos y culturas, como seria de interés común para la Seguridad Nacional de ambos Países.
Cuba aboga en todo momento por la paz Internacional y por el Bienestar y la salud de otras Naciones, como quedó demostrado ejemplarmente ante el mundo, con la erradicación del Virus del ebola y los Tratados de Paz entre la Guerrilla Colombiana y el Gobierno.
Los Senadores de Origen Cubano en el Parlamento de los Estados Unidos, me refiero al Senador Marcos Rubio, Ileana Ros Latinen, Lincon Díaz Balar y el ya Fallecido, Jorge Mas Canosa, han desarrollado una labor dentro de esa institución Norteamericana, que apoyándose en sus cargos, han Incitado desde el triunfo Revolucionario en Cuba, las acciones de promoción de una Política Hostil y Criminal contra nuestra Nación, con el Fin de recibir sueldos y Beneficios económicos de los diferentes Gobiernos de los Estados Unidos, que con las Medidas de Obama, se vieron frustradas sus intenciones y a punto de ser desempleados.
Debo aclarar que su País debe indemnizar a Cuba con una cuantiosa suma por los daños y perjuicios ocasionados a 11 Millones de Habitantes en la Isla, desde el año 1959 hasta la actualidad. También debe ser devuelta de forma definitiva, la Base Naval de Guantánamo, que habiendo sido arrendada en los años antes del triunfo de la Revolución cubana, solo ha sido utilizada con fines Belicistas y como centro de Tortura a ciudadanos civiles de origen Árabe y otras nacionalidades.
Los Derechos Humanos no son un Menú donde podemos escoger lo que nos gusta, es la ley Inherente que protege la Raza Humana y que sus autoridades han violado indiscriminadamente. Póngale fin a ese absurdo y descomunal Bloqueo que han ejercido todos los gobiernos de Estados Unidos, y no Cometa el mismo error que el ex Secretario de Estado Norteamericano Henry Kisincher junto al ex Presidente Richard Nixon y otros más.
El Pueblo cubano siempre será un pueblo aguerrido y somos soldados de la Revolución, eso nunca lo pongan en duda. Amamos la Paz y no las guerras donde mueren tantas personas Inocente con el fin del Expansionismo y el dominio total del planeta en que vivimos.
De momento es todo cuanto le expongo y le ratifico con respeto, que si opta por suspender todas las sanciones y el Bloqueo contra Cuba, será bienvenido por mi pueblo y mi Gobierno y de no aceptar mi petición, solo esperemos que los Políticos del Partido Republicano y los del Partido Demócrata, estén conscientes de su nueva decisión, y no apoyen tal actitud discriminatoria contra un País glorioso que solo ha cometido como único delito, no dejarse vencer e intimidar por las políticas de sus diferentes Gobiernos, por lo que debemos resistir por 4 años más que durara su mandato como presidente de los Estados Unidos.
Para concluir, le expongo además que soy un ciudadano común, trabajador y no le emito mi petición por pertenecer a una organización ni, a nuestro Gobierno Revolucionario. Es el sentir de todo el pueblo cubano.
Muchas Gracias,
Atentamente:

Armando Masson Valdés

Las operaciones encubiertas de la CIA al servicio del imperio y el apoyo a la sangrienta tiranía batistiana

 

Autor: Manuel Hevia Frasquieri * | internet@granma.cu
14 de noviembre de 2017
Al triunfo de la Revolución Cubana, el gobierno de Estados Unidos poseía una vasta experiencia en la ejecución de medidas de subversión política e ideológica y guerra económica, como instrumentos de su política exterior durante la década de los años 40 y 50 del pasado siglo. La subversión se había aplicado con anterioridad de forma conjunta por Gran Bretaña y Estados Unidos contra los países del eje nazi-fascista durante la II Guerra Mundial. Este último país emergería después como cabeza del sistema capitalista mundial y comenzó a aplicar estos instrumentos a escala planetaria, como parte de la denominada política de contención del comunismo que trajo consigo la llamada «Guerra Fría».

En la Directiva de Seguridad Nacional NSC 10/2 de junio de 1948, Estados Unidos denominó «operaciones encubiertas» a las acciones de propaganda negra, guerra económica, sabotajes y subversión contra estados hostiles, y apoyó a grupos de resistencia interna en «países amenazados del mundo libre». La mencionada directiva le brindó carácter permanente a un denominado «Grupo de Procedimientos Especiales» en la recién fundada Agencia Central de Inteligencia (CIA), que se convirtió en el órgano de operaciones encubiertas para ejecutar acciones clandestinas en otros países.

El respaldo a personas o grupos políticos afines a sus intereses la CIA lo denominó desde entones como «operaciones de acción política». Aquel órgano fue bautizado en agosto de 1952 como la «Dirección de Planes de la CIA». Su oficio principal: derribar gobiernos, como lo demostró poco después en 1954 con el derrocamiento del presidente Jacobo Arbenz Guzmán, en Guatemala. Aquel golpe de Estado, devenido después en genocidio, fue el punto de partida de la espiral ascendente de crímenes y atropellos de la CIA hasta nuestros días.

En ese mismo año 1954, para anticiparse a una indagación del Congreso norteamericano sobre la magnitud de tales acciones encubiertas, el presidente Dwight Eisenhower promocionó un estudio conocido como «informe Doolittle», que reflejaba sin tapujos la verdadera naturaleza de la nueva política del imperio: Estados Unidos tenía que abandonar sus tradicionales conceptos de juego limpio frente a un implacable enemigo y «Aprender a subvertir, sabotear y destruir a nuestros enemigos por métodos más astutos, más sofisticados y más eficaces».

Las acciones de subversión política contra el movimiento revolucionario en Cuba se iniciaron mucho antes del primero de enero de 1959. Al producirse el golpe de Estado de Fulgencio Batista en 1952, Estados Unidos poseía la total hegemonía económica, ideológica, política y militar sobre el continente. Como parte de su «política de contención» sobre América Latina, basada en el supuesto peligro de una amenaza comunista, Estados Unidos reforzó su presencia en Cuba mediante la asistencia militar y el establecimiento de misiones dentro del Ejército, la Marina de Guerra y la Aviación de la tiranía. La CIA reforzaba su «centro local» en la embajada estadounidense en La Habana y ampliaba la capacidad de su labor de inteligencia, mediante su penetración secreta en estructuras gubernamentales, políticas, económicas y sociales del país. En contubernio con los órganos represivos batistianos, aplicaba modernos recursos técnicos secretos para labores de seguimiento, control telefónico y escucha microfónica contra ciudadanos cubanos o extranjeros que militaban en movimientos revolucionarios y progresistas.

Según el volumen III de la Historia Oficial de Operación de Bahía de Cochinos,[1] elaborado por historiadores de la CIA en los años 80, se reconoce abiertamente el desarrollo de estas operaciones subversivas. Este estudio expresaba que «a mediados de los años 50, la Estación de La Habana dirigía siete proyectos aprobados, la mayoría de los cuales iban dirigidos al Partido Comunista cubano, el PSP (Partido Socialista Popular)». La CIA financiaba agentes encubiertos, «sembrados» desde años atrás, en la sociedad civil de entonces. Muchos de estos espías enfrentaron la Revolución triunfante y fueron desenmascarados posteriormente por la seguridad cubana con posterioridad a enero de 1959

La CIA recomendó a la tiranía crear un aparato represivo contra el movimiento comunista, incluidos los líderes de organizaciones políticas, estudiantiles o sociales a los que consideraba como adversarios, surgiendo en 1955 el Buró para la Represión de Actividades Comunistas (BRAC). Fortaleció el asesoramiento del aparato policíaco-represivo de la dictadura, de conjunto con el Buró Federal de Investigaciones (FBI), sin excluir la estrecha colaboración con los cuerpos militares.

De acuerdo con documentos norteamericanos, la CIA aportó significativos fondos para sostener la labor subversiva de una organización anticomunista secreta denominada «Movimiento de Integración Democrática Americana» (MIDA), dirigida contra el movimiento revolucionario cubano. Existen evidencias documentales que demuestran que el MIDA reclutaba a sus miembros en diferentes sectores sociales y los utilizaba en labores represivas. En 1954 el carné de identificación del MIDA denominaba a sus miembros como «combatientes», los que juraban «defender la democracia y la libertad y luchar contra el comunismo».

El gobierno norteamericano y sus servicios de inteligencia y las misiones militares dentro del país nunca condenaron los crímenes y la represión desatada por esa dictadura. Los asesores yanquis se mantuvieron impasibles ante los asesinatos, la tortura, las desapariciones y las violaciones a los derechos humanos del pueblo cubano.

Después del desembarco del yate Granma en 1956, la CIA priorizó sus intereses informativos sobre la filiación política e ideológica de Fidel Castro, la actividad revolucionaria de emigrados cubanos en el extranjero y los vínculos con el PSP. Desde principios de los años 50, en los reportes de la CIA y la embajada norteamericana en La Habana era frecuente encontrar estas preguntas: ¿Quién es realmente Fidel Castro? ¿Quién lo controla? ¿Es o no comunista? ¿Tendría Castro fuerza suficiente para derrocar a Batista? ¿Son amistosos sus sentimientos hacia los Estados Unidos? En el fondo de estas interrogantes primaba ya la creciente preocupación yanqui por el peligro que un líder descollante como Fidel Castro podía representar para sus intereses económicos y políticos en Cuba y en el continente. En la medida que crecía el movimiento revolucionario en la sierra y el llano, aquella preocupación se convirtió en certidumbre y Estados Unidos intentó lo imposible para tratar de evitar el triunfo revolucionario.

En los últimos meses de 1958 la CIA desplegó un intenso trabajo de inteligencia y penetración dentro de Cuba para identificar y respaldar una posible «tercera fuerza» para oponerla al movimiento revolucionario. Con igual propósito la CIA trabajó de forma encubierta sobre los principales jefes del grupo guerrillero II Frente Nacional del Escambray para lograr su traición. No escatimó esfuerzos tampoco para apoyar posibles planes golpistas entre la cúpula militar batistiana y tratar de impedir la cercana victoria del Ejército Rebelde. Una reunión de alto nivel, presidida por el presidente Eisenhower celebrada a las 3 y 40 de la tarde del 31 de diciembre de 1958, la que es descrita por el historiador de la CIA Jack B. Pfeiffer, nos brinda el nivel de incertidumbre de aquel gobierno ante los sucesos que se estaban produciendo en Cuba. La posible acción de los Estados Unidos, incluyendo la intervención directa, estaba entre los asuntos que fueron discutidos. También se sugirió que los Estados Unidos asumieran la responsabilidad de nombrar los miembros de una junta militar que sustituyera a Batista, en lugar de permitir que Fidel Castro Ruz y sus seguidores asumieran el gobierno.

En aquella reunión, el Director de la CIA Allen Dulles defendió con vehemencia el criterio de que una victoria de Fidel Castro no estaba entre los mejores intereses para Estados Unidos. Más tarde, el propio presidente Eisenhower mencionaría en sus memorias las palabras utilizadas por Dulles: «Los comunistas y otros radicales extremistas parece que han penetrado el movimiento de Castro». «Si Castro asume el poder, ellos probablemente participarán en el gobierno». Una semana atrás, el 23 de diciembre de 1958, durante una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, Dulles había expresado su frase antológica: «Es necesario evitar la victoria de Castro». Según el mencionado Pfeiffer, aquella percepción los condujo a «un programa encubierto para sacarlo del poder, a partir de 1960».

En los años sucesivos aquel programa de agresiones integraría gigantescas operaciones bien estructuradas, sufragadas por millonarios recursos y dirigidas en secreto al más alto nivel político, a través de las principales agencias de inteligencia, para derribar la Revolución. Desde entonces, la Revolución Cubana no ha tenido un enemigo más tenaz e implacable, pero ha sabido resistir y vencer.

*Investigador del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado

[1] David R. McLean: Western Hemisphere Division, 1946- 1965, vol. I, 191-192(DDO/HP 324, 2 Dec. 1973). Citado en Jack B. Pfeiffer: Official History of the Bay of Pigs Operation, vol. III, “Evolution of CIA´s Anti-Castro Policies”, 1959-January 1961, Central Intelligence Agency, Top Secret (desclasificado en el 2005).

Homenaje juvenil a moncadistas y expedicionarios del Granma

Asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes recibieron este viernes en la Habana el reconocimiento del Buro Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), de las organizaciones estudiantiles y movimientos juveniles.

El homenaje en ocasión del aniversario 64 del Día de la Rebeldía Nacional devino espacio para que los combatientes de la Revolución Cubana intercambiaran con los dirigentes juveniles y estudiantiles.

Sucelys Morfa González, integrante del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y primera secretaria del Comité Nacional de la UJC ratificó el compromiso de la organización de preservar la Revolución Cubana y ser consecuentes con el legado del Comandante en Jefe Fidel Castro R

La dirigente juvenil explicó a los protagonistas de la gesta del 26 de Julio de 1953 y del Granma, el 2 de diciembre de 1956, acerca del quehacer de los jóvenes cubanos, y muy especialmente de la participación de Cuba en el XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se efectuara en la ciudad rusa de Sochi en octubre venidero, dedicado al Líder de la Revolución Cubana.

Pioneros y Jóvenes confraternizaron con los con los combatientes quienes narraron anécdotas de su participación en las acciones revolucionarias por la libertad de la Patria.

Ernesto González Campos, asaltante al cuartel Moncada visiblemente emocionado, al hablar en nombre de sus compañeros manifestó la confianza y seguridad que la juventud cubana sabrá ser consecuente con la herencia mambisa y rebelde del pueblo cubano.

 

 

Raúl Castro: Cualquier estrategia que pretenda destruir a la Revolución fracasará

Cualquier estrategia que pretenda destruir a la Revolución fracasará, expresó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al concluir el Noveno Periodo Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El presidente ratificó la denuncia del Gobierno Revolucionario ante las declaraciones del presidente de los Estados Unidos el pasado 16 de junio, las cuales, dijo, significan un retroceso en las relaciones bilaterales, y así lo consideran muchas personas y organizaciones en Estados Unidos y el mundo, que han expresado su rotundo rechazo.
El gobierno norteamericano ha decidido recrudecer el bloqueo mediante la imposición de nuevas trabas, justificando las medidas con una retórica hostil propia de la guerra fría, manifestó.
Las decisiones del presidente, dijo, desconocen el apoyo de amplios sectores estadounidenses, incluyendo la mayoría de la emigración, al levantamiento del bloqueo y la normalización de las relaciones, y solo satisface interés de un grupo de origen cubano del sur de la Florida cada vez más minoritario.
Raúl manifestó que Cuba tiene la voluntad de continuar con Estados Unidos el diálogo respetuoso, sobre la base del respeto a la soberanía, y dijo que ambos países pueden cooperar y convivir, respetando las diferencias.
No debe esperarse que Cuba negocie sus principios o acepte condicionamientos de ningún tipo, como no lo hemos hecho nunca. Con independencia de lo que haga o no Estados Unidos, seguiremos avanzando en el camino que hemos escogido.
En otro momento, Raúl hizo referencia al trabajo que desde el lunes realizan los diputados, discutiendo cuestiones del quehacer nacional, recibiendo información sobre la ejecución del plan de la economía y la liquidación del presupuesto del año 2016.
Además, el parlamento se actualizó sobre el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático, y muy vinculado a él, aprobó la Ley de Aguas Terrestres, en la que se ha venido trabajando desde el 2013, con el concurso de los organismos e instituciones de mayor incidencia.
El presidente cubano expresó que tal como se había adelantado, persistieron en el primer semestre del año las tensiones financieras y otros desafíos que podían complejizar el desempeño de la economía, y se previeron eventuales dificultades con el suministro de combustible de Venezuela, a pesar de la voluntad del presidente Nicolás Maduro.
Aun en medio de esta situación, se ha obtenido un discreto resultado alentador. El PIB creció en el primer semestre en un 1,1%, lo cual denota un cambio en el signo de la economía en comparación con el año anterior.
Entre los factores que contribuyeron a este resultado, mencionó la agricultura, el turismo y otras exportaciones de servicios, las construcciones, la producción de azúcar y la esfera del transporte y las comunicaciones. Se han logrado avances en programas de inversiones priorizada que sientan las bases para el desarrollo de la nación, expresó.
Además, se aseguraron los servicios sociales gratuitos a todos los cubanos; ha mejorado el equilibrio monetario interno, lo cual se expresa en un menor crecimiento de los precios, y una mayor oferta en los mercados, y el déficit presupuestario se ha comportado por debajo de lo previsto.
Raúl insistió en la necesidad de proseguir adoptando medidas para proteger al máximo los ingresos por exportaciones, la producción de alimentos y los servicios a la población, a la vez que suprimimos todo gasto no imprescindible, y garantizamos la producción eficiente de los recursos disponibles.
Recordó que como resultado de los dos últimos congresos del Partido, se autorizó la ampliación de trabajo por cuenta propia y el experimento de cooperativas no agropecuarias, para ir despojando al Estado de actividades no estratégicas, generar empleo, desplegar iniciativas y contribuir a la eficiencia de la economía nacional.
Afirmó que contamos con una cifra superior al medio millón de trabajadores por cuenta propia y más de 400 cooperativas no agropecuarias, lo que confirma su validez como fuentes de empleo, al tiempo que ha permitido diversificar la oferta de bienes y servicios.
En ese sentido, expresó que se mantiene la voluntad de continuar con el trabajo por cuenta propia y proseguir con el experimento de las cooperativas. No vamos a retroceder, aseveró, pero se hace necesario corregir las desviaciones detectadas, respecto a la compra de materia primas ilícitas, indisciplinas en el pago de impuestos, entre otras problemáticas.
Las medidas adoptadas, dijo, se darán a conocer de manera paulatina. Los deseos de avanzar no nos pueden conducir a hacerlo más rápido de lo que nos permiten nuestra capacidad, sentenció.
Sobre el contexto internacional, el General de Ejército se refirió a la puesta en práctica del concepto de Guerra no Convencional por parte de Estados Unidos, y que sufre el pueblo de Venezuela, impulsada por el imperialismo y sectores oligárquicos.
La intervención extranjera contra la Revolución de Chávez debe cesar. La Organización de Estados Americanos y su secretario general deben cesar en su agresión y manipulación de la sociedad. Debe respetarse el legítimo derecho de Venezuela para resolver sus asuntos sin injerencias, subrayó.
Reiteramos la solidaridad con ese país y la unión cívica militar que encabeza su presidente Nicolás Maduro Moros. La agresión y la violencia golpista dañan a toda América y solo beneficia a quienes intentan dividirnos sin medir las consecuencias, reiteró.
Quienes pretenden derrocar el gobierno de Venezuela por vías inconstitucionales asumirán una seria responsabilidad ante la historia, significó.
Además, Raúl precisó que Luiz Inácio Lula da Silva, Dilma Rousseff, el Partido de los Trabajadores y el pueblo de Brasil siempre tendrán a Cuba de su lado.
El pasado 14 de junio, dijo Raúl, el Consejo de Estado convocó a elecciones generales, fueron constituidas las comisiones electorales y las comisiones de candidaturas. No es ocioso destacar la trascendencia e importancia política de este acto, que debe constituir un momento de reafirmación revolucionaria que exige una ardua labor de todas las organizaciones e instituciones.
Las elecciones serán, reiteró, un ejemplo de ejercicio de democracia sustentado en la participación popular y transparencia de un proceso donde no concurren partidos, ni se hacen campañas, solo prima el talento.
El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros dijo que es la primera vez que se celebrará el Día de la Rebeldía Nacional sin la presencia física de Fidel. Propongámonos enfrentar nuevos retos, bajo la guía de su ejemplo, intransigencia revolucionaria y la fe permanente en la victoria, concluyó.
http://www.granma.cu/cuba/2017-07-14/cualquier-estrategia-que-pretenda-destruir-a-la-revolucion-fracasara-14-07-2017-16-07-09

Declaración de la Comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento Cubano en respuesta a la Resolución sobre Cuba adoptada por el Parlamento Europeo

Declaración de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba, en respuesta a la Resolución sobre Cuba adoptada por el Parlamento Europeo el 5 de julio de 2017

La Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba expresa su más enérgico rechazo a la inaceptable resolución sobre Cuba que acaba de adoptar el Parlamento Europeo, que resulta contraria a los principios de respeto, igualdad y reciprocidad contenidos en el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, firmado en Bruselas el 12 de diciembre de 2016, entre Cuba, la Unión Europea y sus Estados miembros.

Usando como pretexto su consentimiento a la aplicación provisional de dicho Acuerdo, el Parlamento Europeo emitió un pronunciamiento que tergiversa nuestra realidad, sugiere recetas que Cuba no necesita, constituyen una injerencia en los asuntos internos, y esgrime elementos altamente lesivos a la soberanía del pueblo cubano.

La Resolución del Parlamento Europeo contrasta con el positivo desarrollo de las relaciones de Cuba con la Comisión Europea, el Servicio Europeo de Acción Exterior y con los Estados Miembros del bloque comunitario.

Eurodiputados de amplio historial anticubano, opuestos al avance de las relaciones entre Cuba y la Unión Europea, promovieron la adopción de esa resolución, que es innecesaria, inoportuna y de marcado contenido colonialista, con la cual pretenden dar lecciones sobre democracia y derechos humanos, ignorando que han quedado superadas las políticas unilaterales, discriminatorias y selectivas que caracterizaron en el pasado la posición de la Unión Europea hacia Cuba.

La Resolución No Legislativa de la Euro Cámara, aun cuando se refiere tímidamente a las leyes y medidas de efecto extraterritorial, no mencionan la ley Helms – Burton ni el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba, que es contrario al derecho internacional y viola los derechos humanos del pueblo cubano. Hace curioso silencio sobre el endurecimiento del bloqueo y la prohibición de viajar a Cuba a los ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, aparece atada a la retórica usada por el Presidente Donald Trump para anunciar medidas dirigidas a complacer a la envejecida minoría ultraderechista y terrorista que lo acompañó en sus anuncios en Miami.

El Parlamento Europeo debería ocuparse de atender el profundo y creciente deterioro de la confianza de los ciudadanos europeos en las instituciones comunitarias, que se refleja en los muy bajos niveles de participación ciudadana en los procesos políticos y electorales, el aumento de la xenofobia y de las prácticas segregacionistas contra las minorías en el territorio de la Unión, así como la carencia de solidaridad y de sentido de responsabilidad histórica con que manejan las oleadas de refugiados procedentes de África y Medio Oriente, las que continúan causando pérdidas de vidas humanas.

Debería también la Euro Cámara atender la galopante corrupción en sectores políticos europeos, el creciente deterioro de los sistemas de seguridad social, principalmente vinculados a la salud, la persistencia de altas tasas de desempleo, fundamentalmente juvenil, y los escasos avances que se aprecian en lo concerniente a la igualdad de género en Europa.

No reconocemos derecho alguno al Parlamento Europeo para abordar asuntos que solo competen al pueblo cubano, que continúa construyendo una Nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

Comisión de Relaciones Internacionales.

Asamblea Nacional del Poder Popular.

La Habana, 5 de julio de 2017

“Año 59 de la Revolución”

Declaration of the Commission on International Relations of the National People’s Power Assembly in response to the Resolution on Cuba adopted by the European Parliament on July 5, 2017.

The Commission on International Relations of the National People’s Power Assembly strongly rejects the unacceptable Resolution on Cuba that has just been adopted by the European Parliament, for it runs counter to the principles of respect, equality and reciprocity contained in the Political Dialogue and Cooperation Agreement that was signed in Brussels on December 12, 2016, by Cuba, the European Union and its member States.

Using as a pretext its consent to the provisional implementation of said Agreement, the European Parliament issued a statement that distorts our reality, suggests recipes that Cuba does not need, interferes in the internal affairs of States and raises arguments that are extremely harmful to the sovereignty of the Cuban people.

The Resolution adopted by the European Parliament stands in contrast to the positive development of Cuba’s relations with the European Commission, the European External Action Service and the member States of that community bloc.

Some Eurodeputies, with an extensive anti-Cuban record, who are opposed to the advancement of relations between Cuba and the European Union, promoted the adoption of that Resolution, which is unnecessary, inopportune and has a remarkable colonialist content, through which they intend to lecture on democracy and human rights, ignoring that the unilateral, discriminatory and selective policies that characterized the European Union position towards Cuba in the past have been superseded.

Even though the non-legislative Resolution of the Euro Chamber makes a timid reference to extraterritorial laws and measures, it fails to mention the Helms-Burton Act or the economic, commercial and financial blockade imposed by the United States against Cuba, which is contrary to international law and violates the human rights of the Cuban people. Curiously enough, the Resolution is silent on the tightening of the blockade and the travel ban that prevents US citizens from traveling to Cuba. Instead, it seems to be anchored in the rhetoric used by President Donald Trump to announce measures aimed at pleasing the aged anti-Cuban ultra right and terrorist minority that accompanied him when he made such announcements in Miami.

The European Parliament should rather take care of the profound and increasing deterioration of the confidence of European citizens in the institutions of that community, which is evidenced by the very low turnout observed in political and electoral processes; the increase of xenophobia and segregationist practices against minorities in the territory of the Union; as well as the lack of solidarity and a sense of historical responsibility when handling the waves of refugees who come from Africa and the Middle East, which have continued to take a toll on human lives.

The Euro Chamber should likewise take care of the galloping corruption among European political sectors; the increasing deterioration of social security systems, particularly those associated to health; the prevalence of high unemployment rates, especially among young people; and the little progress achieved in Europe in terms of gender equality.

We don’t recognize the European Parliament as being entitled in any way to address issues that are of the exclusive competence of the Cuban people, which continue to build its socialist, democratic, sovereign and independent future.

Commission on International Relations

National People’s Power Assembly

Havana, July 5, 2017

“Year 59 of the Revolution”

Déclaration de la Commission des Relations Internationales de l’Assemblée Nationale du Pouvoir Populaire de la République de Cuba en réponse à la résolution sur Cuba adoptée par le Parlement européen le 5 juillet 2017

La Commission des relations extérieures de l’Assemblée nationale du pouvoir populaire de la République de Cuba rejette de la façon la plus énergique la résolution sur Cuba que vient d’adopter le Parlement européen, résolution d’autant plus inacceptable qu’elle est contraire aux principes de respect, d’égalité et de réciprocité entérinés dans l’Accord de dialogue politique et de coopération signé à Bruxelles le 12 décembre 2016 entre Cuba, l’Union européenne et ses États membres.

Prétextant de son assentiment à l’application provisoire de cet Accord, le Parlement européen a émis une déclaration qui dénature notre réalité, suggère des recettes dont Cuba n’a nul besoin, constitue une intromission dans nos affaires intérieures et contient des points gravement attentatoires à la souveraineté du peuple cubain

La Résolution du Parlement européen contraste avec le cours positif que suivent les relations de Cuba avec la Commission européenne, le Service européen d’action extérieure et les États membres du bloc communautaire.

Des députés européens, dont la position vis-à-vis de Cuba ne date pas d’hier et dont on connaît l’opposition aux relations entre celle-ci et l’Union européenne, ont fomenté l’adoption de cette Résolution qui non seulement s’avère contre-indiquée et inopportune, mais a de forts relents colonialistes, et qui prétend nous donner des leçons en matière de démocratie et de droits de l’homme, comme si les politiques unilatérales, discriminatoires et sélectives qui avaient caractérisé par le passé la position de l’Union européenne vis-à-vis de Cuba pouvaient être encore de mise.

Tout en se référant timidement aux lois et mesures à effet extraterritorial en cours, la Résolution non législative du Parlement européen ne mentionne ni la Loi Helms-Burton ni le blocus économique, commercial et financier appliqué à Cuba par les États-Unis, qui est contraire au droit international et viole les droits humains du peuple cubain. Curieusement, non contente de passer sous silence le fait que le président Trump vient de renforcer ce blocus ainsi que l’interdiction faite aux Étatsuniens de voyager à Cuba, elle fait sienne la rhétorique à laquelle il a recouru pour annoncer des mesures destinées à complaire à une minorité de vieux ultras et terroristes qui lui a servi de parterre à Miami.

Le Parlement européen ferait mieux de s’occuper de la défiance toujours plus profonde et accrue des Européens envers les institutions communautaires, défiance qui se traduit par des taux de participation très faibles aux événements politiques et électoraux, par la hausse de la xénophobie et des pratiques ségrégationnistes contre les minorités sur le territoire de l’Union, par la carence de solidarité de l’Union européenne envers les réfugiés qui arrivent par vagues d’Afrique et du Moyen-Orient et par son absence de sens de ses responsabilités historiques face à ce phénomène qui continue de causer de lourdes pertes humaines.

Le Parlement européen ferait mieux de s’occuper de la corruption galopante qui sévit dans certains secteurs politiques européens, de la détérioration croissante des systèmes de sécurité sociale, notamment ceux qui ont trait à la santé, de la persistance de taux de chômage élevés, surtout chez les jeunes, et des maigres avancées qu’enregistre l’égalité entre les sexes en Europe.

Nous ne reconnaissons aucun droit au Parlement européen d’aborder des questions relevant du strict ressort du peuple cubain, qui continue d’édifier son avenir socialiste, démocratique, souverain et indépendant.

Commission des relations internationales

Assemblée nationale du pouvoir populaire

La Havane, 5 juillet 2017

An LIX de la Révolution

 

Josué, Floro y Salvador ejemplo de fidelidad a la Patria.

El estallido de una bomba seria la señal para el inicio de la acción armada. El Movimiento 26 de Julio pensaba sabotear el acto electoral de la tiranía batistiana. Era el domingo 30 de junio de 1957 en la ciudad de Santiago de cuba.

Los jóvenes revolucionarios Josué País García, Salvador Pascual y Floro Bistel al percatarse que la explosión no se había producido salieron a actuar. Con Salvador al volante, Josué delante y Floro en el asiento trasero transitaban por calle Martí en la urbe santiaguera.

En el lugar son detectados por un carro patrullero originándose la balacera. Un proyectil impacto uno de los neumáticos y el vehículo comenzó a zigzaguear hasta estrellarse contra un almacén de madera.

Cuando el Comando revolucionario pugnaba por salir del carro, a Salvador y a floro los detuvo para siempre una ráfaga.

Josué salió en actitud combativa y replico al fuego hasta que cayó herido al pavimento.

Según testimonios del farmacéutico Elio Castro y su padre Josué, al ser capturado, ¨ como queriendo dar una última despedida o aviso, levanto la cabeza, con los ojos muy abierto, como para que se supiera que él había quedado vivo.¨

Angelita Montes de Oca, quien identifico en el hospital el cadáver de Josué, afirmaría años después ¨¨ tenía heridas en ambos hombros. Su brazo derecho presentaba muchos impactos de bala. Pero lo que más me impresiono fue un tiro que le habían dado en la sien, Sin dudas, lo habían matado.¨¨

Decían los viejos mambises que Josué le recordaba a José Maceo. Y Josué a veces se lamentaba de no haber nacido en la época de las cargas al machete.

Salvador Pascual era muy popular entre las muchachas. Alegre, jaranero y tremendo bailador. Floro Bistel tenía dos grandes paciones, el beisbol y el boxeo, era muy fildeador, tenía un corazón noble.

Fidel, Che y los miembros del Ejército Rebelde le enviaron una carta a Frank País por aquellos días, con motivo de la muerte de Josué, Floto y Salvador.

En ella se expresa ¨ Si el destino nos lo permite, juntos iremos un día a su tumba, para desearle a él (Josué) y a toda esa legión de niños Héroes que hemos cumplido con la primera parte de esta lucha y que con la misma entereza y espíritu de sacrificio, nos disponemos a culminar la obra de nuestra

El padre del violinista que Trump exaltó fue uno de los asesinos de Frank País

Frank recibió 22 balazos a sangre fría. Los esbirros colocaron la pistola junto a su cuerpo para que pareciera que se había resistido.

Usando las técnicas del storytelling tan caras al marketing político estadounidense, Donald Trump convirtió ayer en Miami a Luis Haza en todo un héroe de la historia y del violín.
El administrador del imperio quizo mover corazones, en su anuncio de su errada política hacia Cuba, evocando un padre ejecutado por los revolucionarios y un hijo que se enfrentó al “régimen” tocando el “The Star Spangled Banner” . Aquel muchacho, dijo Trump, hoy es un renombrado músico en las tierras del Norte, de la “libertad”. El “heroico” Luis respondió a su exaltación ejecutando una horrenda y desafinada versión del himno estadounidense, en clara muestra de la Patria que defienden los reunidos en ese Teatro Manuel Artime.
violinista-trump-2
Lo que nunca dijo Mr. Trump, es que el padre de Luis, Bonifacio Haza, fue uno de los asesinos del joven líder revolucionario Frank País García, el más heroico y destacado combatiente de Santiago de Cuba, de cuyo crimen se cumplen ahora 60 años.
Los hijos no son culpables de la actuación de sus padres; pero sí la asumen cuando comulgan y blazonan con ella. A esa “Cuba Libre” jamás volveremos.

Cubadebate los invita a leer este testimonio sobre la muerte de Frank, realizado por el Contralmirante (R) José Luis Cuza Téllez de Girón, su amigo en la lucha revolucionaria, que publicamos hace un tiempo en este sitio:

En exclusiva para Cubadebate, el Contralmirante (R) José Luis Cuza Téllez de Girón, compañero de Frank País, comparte este testimonio excepcional sobre los acontecimientos que conducirían al asesinato del líder del Movimiento 26 de Julio, en Santiago de Cuba, el 30 de julio de 1957, y que él vivió de primera mano. El contralmirante Cuza fue Capitán del Ejercito Rebelde, Jefe de la Compañía B “Pedro Sotto Alba”, de la Columna 19 “José Tey”, en el Segundo Frente Oriental “Frank País”.

Show anexionista en Miami

Por Juan Fernández López
Un discurso anticomunista que recordó los peores libretos de la guerra fría, con manipulaciones históricas de todo tipo y mentiras mal fabricadas, propias para un auditorio de viejos provocadores, terroristas, mercenarios y políticos ultraderechistas del actual gobierno, se encargó de presentar ante el mundo la desatinada decisión del mal asesorado Donald Trump de dar marcha atrás al proceso de normalización de relaciones con Cuba y retomar la fórmula de la coerción, el bloqueo, la presión política y el chantaje para en “corto tiempo” tratar de derrocar a la Revolución.
No hubo tapujos y después de encender los ánimos del auditorio, el representante anticubano Mario Díaz Balart; le sucedieron las promesas de Marco Rubio de destrozar la revolución en seis meses o seis años (un comentarista miamense apuntó que seis décadas con estos métodos fueron insuficientes); una consigna degradante del vicepresidente Mike Pence, lo ratificó en su ultraconservadora postura y como un acérrimo anticubano; una intervención del gobernador floridano que pasó inadvertida y no traducida por las televisoras, y el momento por todos esperados en la sala: las ofensas, calificativos agresivos e irrespetuosos, que no tienen parangón entre mandatarios que le precedieron en las últimas décadas.
En las propias calles de Miami la gente calificó el espectáculo como “politiquería barata de tercer nivel”. El show no podía ser de otro modo en el teatro de la Brigada mercenaria que fue derrotada en menos de 72 horas en Playa Girón; donde los gritos de la anexión y la resignación fueron evidentes cuando corearon en inglés una y otra vez USA, USA, USA… para apoyar las promesas de castigo y de pronto regreso al capitalismo en Cuba por un coro de esbirros de la tiranía, terroristas de todas las décadas ávidos de sangre, contrarrevolucionarios, flotipandilleros y los legisladores anticubanos que se vendieron como protagonistas.
Desconociendo la historia de Cuba, Trump en tono amenazante y hegemónico trató de poner condiciones a la continuidad de las relaciones bilaterales, ofendió al pueblo cubano, al sistema político que libremente ha escogido y a sus líderes históricos. Acudió al viejo libreto de los derechos humanos como pretexto para exigir concesiones a la Isla, fórmula fracasada por injerencista e irrespetuosa a lo largo de los últimos 60 años.
El viceasesor de seguridad nacional de la administración de Barack Obama, Ben Rhodes, calificó que con la actuación de Trump “han devuelto las relaciones entre EE.UU. y Cuba a la prisión del pasado (…), ignorando las voces del pueblo cubano y la mayoría de los estadounidenses simplemente para recompensar a un menguante grupo político de EE.UU.”.
Rhodes argumentó que la decisión de Trump de restringir algunos viajes de estadounidenses a la Isla y las transacciones del Ejército cubano equivale a regresar a “una mentalidad de Guerra Fría que fracasó trágicamente (…) El anuncio de Trump es la última bocanada ilógica de una cepa de la política estadounidense que tiene un historial de fracaso de 50 años de duración, y que se equivoca al asumir que podemos controlar lo que ocurre en Cuba”, afirmó el exfuncionario.
Pese a los rumores y filtraciones de las últimas jornadas sobre la decisión de cambiar la política, el show de este viernes genera una mezcla de decepción, denuncia e indignación de Miami a Washington; en el viejo continente; en América Latina, en todos los puntos cardinales, y en Cuba el pueblo alza su voz, como lo ha hecho siempre para rechazar el agravio y patentizar su respaldo a la Revolución, a sus dirigentes, a la soberanía, la independencia y a las conquistas sagradas del socialismo, contra las que se han estrellado las bravuconerías de quienes han apostado a la intimidación y las amenazas.
Los líderes de la Revolución han reiterado a lo largo de la historia la disposición a sostener con el gobierno de los EE.UU. un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia y la autodeterminación de nuestro pueblo, y sin renunciar a uno solo de nuestros principios. Así se empezó a construir el puente que súbitamente, Trump se propone destruir.
La Pupila Insomne

Declaración del Gobierno Revolucionario de Cuba

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso

16 de junio de 2017

El 16 de junio de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un discurso cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país, pronunciado en un teatro de Miami, anunció la política de su gobierno hacia Cuba que revierte avances alcanzados en los dos últimos años, después que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

En lo que constituye un retroceso en las relaciones entre los dos países, Trump pronunció un discurso y firmó en el propio acto una directiva de política denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba” disponiendo la eliminación de los intercambios educacionales “pueblo a pueblo” a título individual y una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba, así como la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos. El mandatario estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.

Trump derogó asimismo la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016, la cual aunque no ocultaba el carácter injerencista de la política estadounidense, ni el objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios en el orden económico, político y social de nuestro país, había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.

Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.

A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.

Los anuncios del presidente Trump contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.

En su lugar, el Presidente estadounidense, otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino.

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas.

El Gobierno de Cuba rechaza la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos. El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos, como el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, los derechos de los niños, y el derecho a la alimentación, la paz y al desarrollo. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos; y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.

Recordamos que Cuba es Estado Parte de 44 instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, mientras que los Estados Unidos lo es solo de 18, por lo que tenemos mucho que mostrar, opinar, y defender.

Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. En su Declaración, emitida el 1 de julio de 2015, el Gobierno Revolucionario de Cuba reafirmó que “estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional”, tal como refrendó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en su II Cumbre, en La Habana. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

El Gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.

Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.

Como hemos hecho desde el triunfo del 1ro. de enero de 1959, asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

La Habana, 16 de junio de 2017.

 

Ultiman detalles sobre el Primero de Mayo en la Habana.

Como una gran jornada de reafirmación revolucionaria preludio de lo que acontecerá en el desfile del Primero de Mayo en la Plaza de la Revolución José Martí ,devino este jueves en el teatro del Ministerio de Economía y Planificación la plenaria dedicada a precisar detalles organizativos de la movilización que tendrá lugar el lunes venidero.
Los miembros del Buro Político del Partido Comunista de Cuba Salvador Valdez Mesa Vicepresidente del Consejo de Estado ,Mercedes López Acea,Vicepresidenta del Consejo de Estado y primera secretaria del Partido en la Habana, Ulises Guilarte de Nascimiento , secretario general de la Central de Trabajadores Cuba CTC , la integrante del Consejo de Estado Sucely Morfa González ,primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas UJC,y Reynaldo García Zapata .miembro del Comité Central y Presidente de la Asamblea Provincial del Poder popular en la capital , presidieron el encuentro donde se informó que bajo el Lema Nuestra fortaleza es la Unidad el desfile se iniciara a las siete y treinta antemeridiano.
Como ya tradicional los movilizados por los municipios de Plaza de la Revolución, Cerro, Centro Habana y la Habana Vieja se trasladaran a pie hasta el lugar que les corresponda, mientras que los de los restantes territorios emplearan los vehículos de los centros laborales y de la Dirección Provincial de Transporte.
El Bloque de los trabajadores civiles de la defensa integrado por más de 50 mil afiliados cerrara el desfile proletario en la Plaza de la Revolución José Martí.
Este desfile será superior al de años anteriores, porque el pueblo cubano cuenta con la motivación de recordar la figura del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz.