CUBA RECHAZA DISCURSO “IRRESPETUOSO” Y “VULGAR” DE ASESOR DE LA CASA BLANCA

El director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío. Foto: Sergio Alejandro Gómez

El director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, rechazó este viernes en La Habana el discurso del asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, quien el pasado jueves anunció en la ciudad de Miami nuevas medidas de agresión contra Venezuela, Nicaragua y Cuba.

El asesor estadounidense “usó  un lenguaje vulgar e irrespetuoso, cargado de falsedades, lo que en el caso de él no es sorprendente”, refirió Cossío.

Durante un discurso en la llamada Torre de la Libertad, edificio simbólico para el ala ultraconservadora de la Florida, Bolton lanzó  nuevas sanciones contra el comercio de oro venezolano y amenazó al gobierno de Daniel Ortega con mayores presiones económicas en caso de que no adelantara las elecciones presidenciales.

Respecto a Cuba, dijo que el Departamento de Estados se proponía ampliar la lista de empresas vetadas para el comercio con los Estados Unidos, una medida que se remonta originalmente al memorando presidencial de junio del año pasado.

“Las medidas recrudecen el bloqueo económico y la política de hostilidad de los Estados Unidos contra nuestro país”, dijo Cossío.

Existen suficientes datos, añadió, que confirman que la mayoría del pueblo de los Estados Unidos, incluida la mayoría de la Florida y los cubanos residentes en los Estados Unidos, se oponen al bloqueo económico.

Yaira Jiménez Roig@YairaJR

.@CarlosFdeCossio comentó que la mayoría del pueblo de , incluido el de La Florida y la mayoría de los cubanos residentes en ese país, se oponen a la política de bloqueo y preferirían una relación más respetuosa con .

“Cuba rechaza, enérgicamente, el lenguaje utilizado por el señor Bolton, la vulgaridad empleada en su pronunciamiento, los adjetivos irrespetuosos utilizados contra nuestro presidente y contra los líderes latinoamericanos”, dijo.

El diplomático cubano también denunció las falsedades y las calumnias utilizadas; las acusaciones infundadas, las referencias al terrorismo y las denuncias también infundadas de que “en Cuba se hayan producido ataques contra diplomáticos estadounidenses, o que nuestro país esté caracterizado por las violaciones de los derechos humanos”.

Las sanciones no doblegarán la voluntad de Cuba

Cancillería de Cuba

@CubaMINREX

|Declaraciones de @CarlosFdeCossio|
Las medidas de perjudicarán al pueblo de , a los cubanos residentes en el exterior y a aquellos que desean una relación constructiva entre los dos países.

Las medidas anunciadas, dijo Cossío, perjudicarán en primer lugar al pueblo de Cuba, pero también a muchos cubanos residentes en los Estados Unidos y a aquellos en ese país que desean una relación constructiva con nuestro país.

“Impactarán indudablemente en la economía y el desarrollo del país, que se agrega al efecto ya abrumador del bloqueo económico, con un costo acumulado de más de 174 mil millones de dólares (a precios corrientes)”, añadió.

“Pero fracasarán en su objetivo fundamental”, continuó. “No serán capaces de doblegar la voluntad de los cubanos de construir un futuro propio e independiente. No serán capaces de impedir que continuemos en un avance hacia una sociedad próspera, socialista, democrática y para el bien de todos los cubanos sobre bases sostenibles”.

Cuba dispuesta a seguir dialogando

Ante una pregunta de Cubadebate sobre la disposición de Cuba a mantener abiertos los canales de diálogo con Estados Unidos, Cossío dijo que la postura es clara y “ha sido reiterada en varias ocasiones”.

Recordó las palabras del ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, en la Asamblea General de la ONU, sobre que nuestro país está dispuesto a tener “un diálogo franco, oficial, abierto y de respeto con los Estados Unidos“.

“Cuba está abierta a discutir cualquier tema sobre la base del respeto, la no intromisión en los asuntos internos de ninguno de los dos países”, añadió.

No es necesario un canal oculto, dijo, “Cuba está dispuesta a tener abiertamente un diálogo con los Estados Unidos si Estados Unidos estuviera dispuesto”.

Política electoral

“¿Qué propósito persiguen medidas que van en contra de la voluntad de la mayoría de los electores. La respuesta podría encontrarse en una corrupción creciente en el sistema democrático de los Estados Unidos, en donde es el dinero, y no los electores, quien elige a los políticos”, se preguntó el diplomático cubano.

Cossío también vinculó la escalada retórica de Bolton y sus medidas con los esfuerzos de la Casa Blanca por “mejorar las posibilidades en las elecciones que tienen lugar el próximo seis de noviembre”.

“El hecho también ilustra la capacidad de influencia que han alcanzado varias figuras vinculadas al negocio de la hostilidad contra Cuba, que están asociados a organizaciones que en determinado momento no dudaron en acudir al terrorismo o al crimen organizado”, afirmó.

¿Quién es John Bolton?

Respecto a Bolton, el diplomático señaló que “el pueblo de Cuba conoce bien a este personaje por su uso irresponsable de la calumnia”.

El actual asesor de Seguridad Nacional de Trump  fue subsecretario de Estado y luego Embajador ante la ONU del gobierno de George W. Bush. En ambos cargos se destacó por sus posturas ultraconservadoras y agresividad contra países soberanos.

Estuvo también entre los que aseguraron la existencia de armas de destrucción masivas en Iraq, lo cual condujo a Washington en el 2003 a una guerra que costó miles de millones de dólares y dejó una cifra de muertos que algunos calculan superior al millón, sobre todo población local.

Los lazos de este personaje con la ultraderecha de origen cubano de la Florida son conocidos, así como su historial de provocaciones y agresiones contra la Mayor de las Antillas.

La más conocida de sus locuras contra Cuba fue un discurso en el año 2002 en el que declaró a La Habana como parte del “Eje del mal”, el grupo de países que podía ser “bombardeado en cualquier momento” por el gobierno de Bush.

El entonces Subsecretario de Estado para el Control de Armas y la Seguridad Internacional acusó al Gobierno cubano de poseer, al menos, un programa para el desarrollo de armas biológicas de destrucción masiva.

En medio de la histeria posterior a los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, las palabras de Bolton en la sede de la Heritage Foundation eran poco menos que una declaración de guerra.

El éxito de la biotecnología cubana, que ya había logrado vacunas y tratamientos de punta a nivel de países del primer mundo, se utilizaba para justificar una posible agresión.

Además, Bolton acusó a la Isla de compartir sus conocimientos con terceros países.

Mediante una declaración oficial, el Comandante en Jefe, Fidel Castro, calificó de “embuste y engaño” las aseveraciones del Subsecretario.

“Si un científico cubano perteneciente a cualesquiera de nuestras instituciones biotecnológicas hubiera estado cooperando con cualquier país en el desarrollo de armas biológicas, o hubiese intentado crearlas por su propia iniciativa, sería sometido de inmediato a los tribunales de justicia como un acto de traición al país”, aseguró Fidel entonces.

Cerca de 16 años después de la denuncia infundada de Bolton, sobre la que no se presentó prueba alguna, las únicas “armas biológicas” que existen en Cuba son las diseñadas para combatir enfermedades, de las cuales se benefician incluso los pacientes estadounidenses.

A la OEA ni un tantico así

En respuesta a la Declaración de San José el pueblo cubano se reunió en la Plaza de la Revolución para patentizar su apoyo al Gobierno revolucionario
En respuesta a la Declaración de San José el pueblo cubano se reunió en la Plaza de la Revolución para patentizar su apoyo al Gobierno revolucionario

Fecha:

31/01/2017

Fuente:

Periódico Granma

Autor:

Punta del Este, Uruguay, enero de 1962. Las amenazas del embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), se cumplen. El diplomático norteño había dicho días antes que desde ese mecanismo interamericano «se tomarán medidas contra el Gobierno Revolucionario Cubano». Sesiona el Consejo Interamericano Económico y Social de la OEA. Allí, el representante cubano, Comandante Ernesto Che Guevara denuncia la política hostil del presidente John Kennedy contra la naciente Revolución en la Isla caribeña, detalla la realidad histórica del continente y el carácter expoliador de los planes de Washington para la región, simbolizados en la fracasada Alianza para el Progreso.

Las presiones contra la Revolución encuentran en la Organización el escenario idóneo. El propio Fidel le recuerda al vecino del Norte que el proceso de 1959 nació sin permiso de Washington, y que «si los yankis intentan destruir la Revolución Cubana por la fuerza, ¡no encontrarán aquí su Guatemala, sino que encontrarán aquí su Waterloo!».

Dos años antes tuvo lugar la VII Reu­nión de Consulta de los Cancilleres de América. De fondo el respaldo popular reafirma que ¡Con oea o sin oea ganaremos la pelea! El canciller cubano Raúl Roa interviene en la plenaria. «Digámoslo ya sin ambages. El Gobierno Revolucionario de Cuba no ha venido a San José de Costa Rica como reo, sino como fiscal. Está aquí para lanzar de viva voz, sin remilgos ni miedos, su yo acuso implacable contra la más rica, poderosa y agresiva potencia capitalista del mundo».
Cuba se retira de la reunión: «Me voy con mi pueblo, y con mi pueblo se van de aquí los pueblos de Nuestra América», sostiene Roa.

En La Habana, a instancias del pueblo reunido en la Plaza de la Revolución, Fidel rompe la Declaración de San José por atentar contra la soberanía e independencia no solo de la Isla, sino también de todos los pueblos de América.

En Uruguay, el 31 de enero de 1962 Cuba es expulsada de ese «ministerio de colonias yanqui» como el propio Roa la califica. Aunque la decisión se revierte en el 2009 durante la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, el historial del mecanismo interamericano hace que Cuba se mantenga firme en sus principios y no acepta volver.

LOS ORÍGENES

La OEA surge como parte de la Conferencia Internacional Americana de Bogotá en 1948. La Colombia de esos días está agitada por El Bogotazo, provocado por el asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán.

La fachada de la oea es de mecanismo aglutinador de las naciones del hemisferio. Su verdadera acción es la de marioneta al servicio de Washington. El «América para los americanos» es la única doctrina a la cual responde.

Muestra de ello es la complacencia mostrada al avalar en 1954 la intervención en la Guatemala de Jacobo Arbenz. El silencio ante la invasión a Playa Girón en abril de 1961 y ante las acciones terroristas en Cuba engrosan la lista. Sin hablar de las presiones en el plano di­plomático que hacen que sal­vo con­tadas excepciones, la región rompa relaciones con La Habana. El desembarco de marines estadounidenses en Santo Domingo en 1965, con la anuencia de la oea, es el primer ejemplo de una intervención colectiva en un país de la zona, la misma que tiene como principio «la no intervención de ningún Estado en los asuntos internos de otros».

En 1982 un país de la región entra en confrontación bélica con una potencia extranjera. Se trata de la Guerra de las Malvinas, en el que se enfrentan Argentina y Reino Unido. Respuesta de la oea: una mera resolución y una condena endeble un mes después de iniciados los ataques.

1983. Granada. El primer ministro Maurice Bishop es derrocado por un golpe militar. Muere asesinado. Infantes de la Marina de Estados Unidos intervienen en la pequeña Isla caribeña como «medida preventiva». Tampo­co hay una respuesta unánime de condena desde la oea. Algunos países aprueban la acción militar. Es reprochada finalmente porque viola la Carta de Bogotá.

La OEA calla ante la Operación Cóndor, ante los Golpes de Estado, ante los miles de desaparecidos. Calla ante los conflictos civiles que desangran Centroamérica. Se desprestigia.

CERO EN AISLAMIENTO

Mar del Plata, año 2004. IV Cumbre de las Américas. Una desacreditada oea se enfrenta a una región un poco más consciente de la necesidad de integrarse bajo principios puramente latinoamericanos. La propuesta del alca, como su antecesora Alianza para el Progreso, es enterrada. Otros mecanismos subregionales son más eficientes a la hora de solucionar los problemas. Consecuencia: la oea queda relegada a un segundo plano.

Cuba es aclamada por su resistencia en otros espacios de concertación regional. Se hace justicia. Jamás regresará a ningún mecanismo que sea instrumento de dominación. No está en sus principios.

Cuba rechaza declaraciones injerencistas del secretario general de la OEA

 

Desde la sede de la cancillería cubana, Rogelio Sierra, viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, rechazó hoy recientes declaraciones de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Sierra declaró a la prensa local que el funcionario de la OEA hizo afirmaciones desde Miami sobre el proceso electoral cubano que elegimos libremente.

Al mismo tiempo -subrayó- el representante de ese organismo hemisférico “trataba de descaracterizar el proceso electoral que estamos viviendo en un intento por deslegitimarlo, apoyando así las campañas de la contrarrevolución cubana y de sus aliados”.

El diplomático puso énfasis en que “sin pudor alguno el secretario general de la OEA se hizo acompañar de una serie de personajes que defienden, apoyan y alientan acciones agresivas contra Cuba como el bloqueo, el terrorismo”.

Advirtió que esos individuos “son parte de un sector de la comunidad cubanoamericana radicada en Estados Unidos que todavía sueña con derrocar a la revolución” en esta nación del Caribe.

Curiosamente -señaló- el secretario general de la OEA ha hecho silencio cómplice sobre las declaraciones que hace apenas unos días formuló el secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, “en las cuales apoyó un golpe militar en Venezuela y en las que también defendió la vigencia de la doctrina Monroe”.

Recordó que la mencionada doctrina es parte del esquema intervencionista y dominación de Estados Unidos, y “del imperialismo en la región de América Latina y el Caribe”.

Como si no fuera poco tampoco reaccionó a las declaraciones de un senador de la Florida en las que también apoyó el golpe militar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, expresó el vicecanciller.

‘El secretario general de la OEA -insistió Sierra- no tiene ninguna credibilidad, no tiene moral ni ética para juzgar lo que hacemos el Gobierno y pueblo cubanos, comete un gran error al desconocer, al ignorar la decisión del pueblo cubano de ser soberano e independiente’.

Mientras, Cuba seguirá su propio camino, nadie podrá doblegarla; aunque con ello sueñen sumisos y serviles como el actual secretario general de la OEA, recalcó el viceministro de Relaciones Exteriores.

(Con información de Prensa Latina)