Medidas sanitarias en La Habana para enfrentar el verano

Doctora Yadira Olivera Nodarse, subdirectora provincial de Salud y directora del centro provincial de Higiene, Epidemiologia y Microbiología. Foto del autor

Ante el posible aumento de las atenciones médicas por enfermedades diarréicas, la Dirección Provincial de Salud Pública en La Habana ha adoptado un conjunto de medidas sanitarias para enfrentar el verano.

La doctora Yadira Olivera Nodarse, subdirectora provincial de Salud y directora del centro provincial de Higiene, Epidemiologia y Microbiología, dijo que el agua de consumo de la población se está clorando, además de realizarse el muestreo del preciado líquido a nivel de la red en los 198 puntos que existen en la ciudad.

De acuerdo a la directiva de Salud, semanalmente se monitorea la calidad del agua. Como parte de las medidas también se realiza la evaluación de las fuentes de abasto, donde se garantiza de las mismas el agua salga con una dosificación de dos partes por millón, lo que permite que una vez que el agua llegue a la red de la vivienda tenga la dosificación de cloro necesaria para tener una calidad buena del agua.

Según la Dirección Provincial de Salud en la capital, entre las medidas sanitarias para enfrentar el verano está la suspensión de la utilización del agua para el consumo que pudiera estar contaminada, del abastecimiento por carros cisternas, la vigilancia a través de los equipos básicos de salud, en las pesquisas activa buscando pacientes que hayan tenido diarrea. Así como llevar la educación sanitaria de todas las medidas que deben de cumplir hasta cada uno de esos lugares.

La manipulación y elaboración de los alimentos contemplan medidas a cumplir. “Contamos con un número importante de cafeterías donde se expiden alimentos, y el cuerpo de inspectores a través de las estructuras a nivel provincial y en los centros y unidades de higiene y epidemiologia de los 15 municipios capitalinos se realizan inspección sanitaria estatal en cada uno de estos lugares”, enfatizó Olivera Nodarse.

Los inspectores chequean la higiene del local, calidad del agua, la conservación de los alimentos y la manipulación que es un elemento importante.

Es propósito de la Dirección Provincial de Salud en La Habana mantener la estabilidad epidemiológica que ha tenido un control, a partir de las medidas adoptadas en las últimas semanas de las atenciones médicas por diarrea.