Lo que con Fidel aprendieron los cubanos

El legado del invicto Comandante en Jefe es inmortal, sus enseñanzas perduran en las presentes generaciones y constituyen una certera guía para aquellas futuras que refrendarán la continuidad histórica de la Revolución y las importantes conquistas alcanzadas luego del triunfo del Primero de Enero de 1959.

Los cubanos aprendieron con Fidel a amar con mayor ímpetu a la Patria, defender las causas justas donde fuese preciso, el valor de la solidaridad, de la equidad, y a respetar, por encima de las diferencias políticas y los sistemas socio- económicos, el derecho a la soberanía y autodeterminación de las naciones.

La sensibilidad humana, en particular la ayuda a aquellas personas más necesitadas y de menos ingresos fue siempre una latente preocupación del máximo líder. De ahí que el proceso revolucionario se erigiese para erradicar la explotación del hombre por el hombre y fomentar la dictadura de los obreros y campesinos en conjunto con los sectores intelectuales, progresistas y avanzados de la sociedad, pilares y garantes del desarrollo nacional e independencia del país.

Con Fidel, los ciudadanos de esta hermosa y encomiable Isla conocieron por vez primera, el valor de la igualdad social; de clase, credo, y raza. Y pudieron constatar que lo más significativo en la vida era la salvaguardia de la dignidad plena del ser humano y su integridad.

Igualmente los niños, adolescentes y jóvenes aprendieron desde edades muy tempranas a proteger los símbolos patrios y no olvidar la intrépida historia de Cuba que recoge pasajes de sacrificios y lucha por la emancipación frente al colonialismo español, las oligarquías de turno y el imperialismo norteamericano, sin precedentes.


No existe espacio de la geografía nacional en la cual no esté presente la imperecedera huella de este grande de los siglos XX y XXI.

Y su impronta no solo está viva en la Mayor de las Antillas, sino también en otras tierras de Latinoamérica, del Caribe y el mundo, prestas a sustentar la libertad frente a la ignominia, el despojo de oligarcas e intervenciones de entes foráneos, tradicionales expoliadores de pueblos. 
Fidel y su ejemplo están por doquier, en cada obra educacional, científica, cultural, deportiva, sanitaria y socio-económica instituida a favor del bienestar de todos y cada uno de los ciudadanos de esta tierra de titanes.

Al cumplirse este 13 de agosto el 92 aniversario de su natalicio, en cada barrio, municipio y provincia se estarán rememorando sus proezas, reconocida sabiduría, entrega infinita a la causa liberadora, y la extraordinaria visión que siempre tuvo y la cual le permitió convertir reveses, en victorias. 

¡Gloria eterna a Fidel, el Gigante!

Tribuna de la Habana

Cabalgando con la historia

Este ocho de enero será una nueva demostración de entrega incondicional a cuanto hemos alcanzado y se unirán todas las manos para saludar el paso de quienes reeditarán la entrada de Fidel, en La Habana, el 8 de enero de 1959, al frente de la Caravana de la Libertad.

A ellos los espera el saludo del pueblo a lo largo de su viaje, las muestras de amor y cariño, y el reconocimiento al Líder eterno de la Revolución Cubana, de quien hemos aprendido que no hay mayor bienestar que compartir con los demás lo que se tiene. Así lo hacen los médicos, los eléctricos, los colaboradores internacionalistas y quienes este lunes entrarán en La Habana formando parte de la Caravana de la Victoria.

La carretera central nuevamente será escenario de una demostración de entrega y apoyo incondicional a las enseñanzas del joven rebelde que un día se propuso, con la Generación del Centenario, salvar al Apóstol de la ignominia, para defender el futuro de todo un pueblo.

 



Fuente Tribuna  de la Habana

La Cuba que cambió Fidel

Cuando la Revolución triunfa el Primero de Enero de 1959, encontró un panorama desolador, que nos ubicaba entre los países más pobres de Latinoa­mérica y del mundo.

Sin embargo, gracias a la obra emprendida como parte de las transformaciones revolucionarias bajo la guía de Fidel, todas esas lacras fueron barridas. Para darse cuenta de la magnitud de lo realizado en estos 58 años de Revolución, les proponemos repasar algunos datos:

F
Fuentes: Libro ¿Por qué la Revolución Cubana?, Anuario estadístico de Cuba del 2015, Constitución de la República de Cuba, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Censo de Población y vivienda del año 2012, Ministerio de Educación y Ministerio de Salud Pública.

Las calles siguen siendo de #Fidel

Por Ángel Bravo
Si hubiera que creer todo lo que la gran prensa dice respecto a Cuba, entonces hace varias décadas que la Revolución cubana habría sido liquidada por la “oposición” interna. Pero la realidad es completamente distinta. La historia de Cuba está llena de victorias, que el pueblo y sus dirigentes le han infringido al enemigo externo (el imperio) y a sus secuaces y lacayos internos.
Pero estos siguen sin entender de qué está constituida esta Revolución. Más les serviría conocer la historia, para que no se vuelvan a estrellar como tantos otros en el pasado. Pero me susurran al oído que le estoy pidiendo demasiado al nuevo inquilino de la Casa Blanca; un tipo ignorante, enemigo de los libros y de las letras.
Resulta que para muchos delincuentes de Miami y de la isla, la elección de Donald Trump y la partida física de Fidel, les hace creer falsamente que la hora de retornar al capitalismo en Cuba está cerca. Alrededor de esta fantasía hoy se levanta una total bacanal ideológica a través de los grandes medios de comunicación (prensa plana, radio, televisión, canales internacionales, etc.), que cualquier cosa que promuevan, por más irrisoria a intrascendente que sea, siempre la magnifican, como si se tratara de una gran campanada que anuncia la inminente implosión de la Revolución.
Como es sabido, durante los nueve días de las exequias del Fidel, jamás alguno de esos grandes medios pudo consignar siquiera una sola manifestación de júbilo por parte de los contra revolucionarios en la isla. No lo hicieron, sencillamente por cobardía, porque sabían que hubiera hecho falta policías para protegerlos, porque el pueblo no les hubiera perdonado el irrespeto.
Grandes astrólogos como Carlos Alberto Montaner y Andrés Oppenheimer se han pasado toda la vida anunciando que el día que Fidel muriera, el pueblo cubano se levantaría y derrotaría en pocas horas a quienes queden al frente del Gobierno; una vez más fracasaron en sus augurios. Ya han pasado más de tres semanas -desde el 25 de noviembre-, y la Revolución sigue su marcha indetenible; las multitudes que salieron a las calles, lo hicieron para rendir tributo al más grande revolucionario de todos los tiempos. Los publicistas del imperio volvieron a ser derrotados.
Pero resulta que monitoreados por la extrema derecha desde Miami, el pasado domingo 18 de diciembre, un grupúsculo de personas lumpen en la isla, a cambio de algunos dólares, quisieron prestarse para provocar la alteración del orden público. Estas son gentes que no tienen ninguna ascendencia social y menos aún política en la vida de Cuba; son personas completamente desconocidas hasta en sus propios barrios, y sin embargo aparecen en grande titulares y fotos en los portales mediáticos del imperio.
Como era de esperar, la policía impidió que estas provocaciones se dieran, y evitó por el bien de ellas mismas, que salieran de sus casas. Nadie debe tener duda, que la seguridad del Estado cubano conoce al detalle todos los movimientos de los enemigos de la patria. Y Cuba como cualquier Estado libre, tiene todo el derecho de defender su soberanía y autodeterminación. Podrán pasar tres semanas, tres meses, tres años o tres décadas de ese triste y doloroso 25 de noviembre, pero lo que nunca pasará es el amor y la defensa del pueblo cubano por defender su Revolución.
Si bien el pueblo cubano cumplirá con el pedido del Gigante, expresado por Raúl en la Plaza Mayor General Antonio Maceo Grajales, de Santiago de Cuba, el 3 de diciembre que, “su nombre y su figura nunca fueran utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigidos en su memoria monumentos, bustos, estatuas y otras formas similares de tributo”, sin embargo, el pueblo continuarán afirmando: “Esta calle es de Fidel”, “Esta calle es de Fidel.” (Pensando Américas

Homenaje del pueblo de Santiago de Cuba a Fidel (+Fotos)

2017-12-04 11:12:44 / web@radiorebelde.icrt.cu

El pueblo santiaguero marcha en peregrinación desde la Plaza de la Revolución Antonio Maceo hasta el cementerio Santa Ifigenia. Foto: Miguel Rubiera
La peregrinación desde la Plaza de la Revolución Antonio Maceo Grajales hasta el cementerio Santa Ifigenia en homenaje al líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, a un año de su desaparición física, ya pasa a la historia como una de las más grandes concentraciones populares en la Ciudad Héroe.A las siete de esta mañana, tras las notas del Himno Nacional interpretado por la Banda Provincial de Conciertos, la cual acompañó la marcha con canciones patrióticas, el toque de diana mambí dio la señal de inicio de la peregrinación.

Un bloque de dos mil 300 líderes de organizaciones políticas, estudiantiles y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior encabezó la multitud, que llevaba con solemnidad una gigantesca bandera cubana y una del Movimiento 26 de Julio, la organización de vanguardia patriótica que dirigió Fidel y protagonizó la última gesta por la independencia cubana.

Homenaje del pueblo de Santiago de Cuba a Fidel. Foto: Miguel Rubiera

Luego siguieron miles de estudiantes, quienes desbordaron las avenidas con sus filas, masivas y vigorosas.Trabajadores de los 16 sindicatos, continuaron la peregrinación, que muchos coinciden en denominar como una de las más grandes vistas en esta urbe, rica en manifestaciones revolucionarias históricas.

A partir de la madrugada los santiagueros colmaron la ciudad desde los alrededores del parque Ferreiro hasta la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, más de un kilómetro, y desde donde partió el cortejo fúnebre hace un año hacia el cementerio patrimonial Santa Ifigenia.

Avenidas y calles aledañas se llenaron con la muchedumbre que, pletórica de sentimiento patriótico, llegó al camposanto a homenajear al eterno Comandante en Jefe, en el mismo sitio donde están los mausoleos a José Martí, el Héroe Nacional, Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, y Mariana Grajales, la madre de todos los cubanos.

Homenaje del pueblo de Santiago de Cuba a Fidel. Foto: Miguel Rubiera
Homenaje del pueblo de Santiago de Cuba a Fidel. Foto: Miguel Rubiera
Homenaje del pueblo de Santiago de Cuba a Fidel.


(Agencia Cubana de Noticias)

Todo un pueblo en vigilia por Fidel

En la tierra de Agramonte, el homenaje a Fidel.
En la tierra de Agramonte, el homenaje a Fidel. Foto: Otilio Rivero Delgado

CAMAGÜEY.–Por cientos se contaron los estudiantes, obreros, campesinos, artistas, científicos, soldados, veteranos, en fin, gente común de la sociedad, que este viernes en la noche rindieron tributo a Fidel en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz a un año de su desaparición física.

Desde las 8:30 p.m. y hasta el amanecer de este 2 de diciembre, la velada político-cultural y vigilia contó con la actuación de la Orquesta Sinfónica, el Ballet de Camagüey, la Banda Provincial de Conciertos, el Coro de Camagüey, el Ballet Folclórico de Camagüey y la orquesta Maravilla de Florida.

Su director artístico, Fernando Medrano Vireya, declaró que el espectáculo denominado Fidel es Cuba, se concibió en varios bloques, cada uno de los cuales rememora, a través de la danza, la música y la poesía, momentos inolvidables de nuestra historia donde el Comandante en Jefe tuvo especial protagonismo.

Entre las agrupaciones que ofrecieron su arte figuraron, además, la compañía Camagua, el Ballet Contemporáneo de Camagüey, el grupo folclórico Rumbatá, el quinteto de cuerdas Santa Cecilia, el dúo Voces y el conjunto Son Entero, las que alternaron con solistas, trovadores, declamadores y repentistas.

Expresiones de agradecimiento y fidelidad se sucedieron durante la velada, como reafirmación de los hombres y las mujeres que habitan estas llanuras de ser dignos continuadores de la obra erigida por Fidel.

Fidel y su pueblo

Marcha combatiente por el Malecón y frente a la oficina de intereses de EE.UU. en Cuba en protesta por las medidas que quiere imponer George W. Busch a Cuba para la transición a la democracia. La misma estuvo presidida por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y también participó el general de ejército Raúl Castro Ruz.
Foto: Juvenal Balán
«Somos, sencillamente, un pueblo que ha sabido estar a la altura del momento que vive, (…) un pueblo que cuando fue necesario pudo sacar de sí todo lo que tenía de heroico, todo lo que tenía de tenaz, todo lo que tenía de valiente…

«Y nuestro pueblo es uno de esos pueblos que no tembló nunca ante el sacrificio, es uno de esos pueblos que no tembló nunca ante el precio que le obligasen a pagar por su dignidad y por su libertad…».

Foto: Juvenal Balán
Fidel, Celia Sánchez, Antonio Núñez Jiménez, Pedro Miret y otros compañeros, cenando la noche del 24 de diciembre de 1959 en la casa de Rogelio García, carbonero de la Cooperativa Soplillar, en la Ciénaga de Zapata. Foto: Archivo
Fidel en diálogo con un grupo de campesinos. Foto: Naon

Llamamiento a nuestro combativo pueblo

El huracán Irma, con su fuerza destructora, arremetió contra nuestra Isla por más de 72 horas, desde la mañana del 8 de septiembre hasta la tarde de este domingo. Con vientos que sobrepasaron en ocasiones los 250 kilómetros por hora, recorrió el norte del país desde Baracoa, castigada también por otro fenómeno de este tipo hace casi un año, hasta las inmediaciones de Cárdenas. Sin embargo, por la inmensidad de su tamaño prácticamente ningún territorio se libró de sus efectos.

Calificado por los expertos como el mayor huracán formado en el Atlántico, este fenómeno meteorológico causó severos daños al país, los cuales, justamente por su envergadura, aún no se han podido cuantificar. Una mirada preliminar evidencia afectaciones en la vivienda, el sistema electroenergético y la agricultura.

Además golpeó algunos de nuestros principales destinos turísticos, sin embargo las afectaciones serán recupe­radas antes del inicio de la temporada alta. Contamos para ello con los recursos humanos y materiales requeridos, por constituir una de las principales fuentes de ingreso de la economía nacional.

Han sido días duros para nuestro pueblo, que en solo pocas horas ha visto como lo construido con esfuerzo es golpeado por un devastador huracán. Las imágenes de las últimas horas son elocuentes, como también lo es el espíritu de resistencia y victoria de nuestro pueblo que renace con cada adversidad.

En estas difíciles circunstancias ha primado la unidad de los cubanos, la solidaridad entre los vecinos, la disciplina ante las orientaciones emitidas por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil y los Consejos de Defensa a todos los niveles, la profesionalidad de los especialistas del Instituto de Meteorología, la inmediatez de nuestros medios de comunicación y sus periodistas, el apoyo de las organizaciones de masas, así como la cohesión de los órganos de dirección del Consejo de Defensa Nacional. Mención especial para todas nuestras mujeres, incluyendo las dirigentes del Partido y el Gobierno, que con aplomo y madurez dirigieron y enfrentaron la dura situación.

Las jornadas que se avecinan serán de mucho trabajo, donde volverá a quedar demostrada la fortaleza de los cubanos y la confianza indestructible en su Revolución. No es tiempo para lamentarnos, sino para volver a construir lo que los vientos del huracán Irma intentaron desaparecer.

Con organización, disciplina y la integración de todas nuestras estructuras, saldremos adelante como lo hemos hecho en ocasiones anteriores. Nadie se llame a engaño, la tarea que tenemos por delante es inmensa, pero con un pueblo como el nuestro ganaremos la batalla más importante: la recuperación.

En este momento crucial, la Central de Trabajadores de Cuba y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, junto a las demás organizaciones de masas, deberán redoblar sus esfuerzos para borrar lo más pronto posible las secuelas de este destructivo evento.

Un principio se mantiene inamovible: la Revolución no dejará a nadie desamparado y desde ya se toman medidas para que ninguna familia cubana quede abandonada a su suerte.

Como ha sido costumbre cada vez que un fenómeno meteorológico nos golpea, son muchas las muestras de solidaridad recibidas desde todas partes del mundo. Jefes de Estado y de Gobierno, organizaciones políticas y amigos de los movimientos de solidaridad han expresado la voluntad de ayudarnos, lo que agradecemos en nombre de los más de once millones de cubanas y cubanos.

Enfrentemos la recuperación con el ejemplo del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, quien con su permanente fe en la victoria y férrea voluntad nos enseñó que no existen imposibles. En estas difíciles horas, su legado nos hace fuerte y nos une.

Raúl Castro Ruz

La Habana, 10 de septiembre
de 2017