Madre de niño con cáncer: Bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es criminal

El bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba es criminal porque impide el acceso a medicamentos y recursos indispensables para salvar vidas, denunció Mayelín Jiménez, madre de un niño de ocho años paciente de cáncer.

En entrevista con Prensa Latina, precisó que el cerco vigente durante casi seis décadas obliga a la isla a buscar en terceros países y por otras vías fármacos, reactivos y equipos necesarios para la atención de seres humanos afectados por enfermedades.

Hace un año y cuatro meses me encuentro en el Instituto de Oncología y Radiología de La Habana con mi niño, donde he visto como se le garantizan los medicamentos que lleva su tratamiento, todo esto pese al criminal bloqueo, insistió.

Para Jiménez, resulta incomprensible e injusto que Estados Unidos sancione a un país democrático reconocido por su compromiso con la salud de la población.

“No tengo palabras para agradecer a la Revolución y a sus médicos y especialistas de la salud, mi niño está inmunodeprimido y requiere exámenes y tratamientos que se dificultan mucho por ese bloqueo”, subrayó.

La madre, residente en la central provincia de Ciego de Ávila, lamentó que la situación de su pequeño sea la de muchos otros que lidian con el cáncer en la isla.

De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública de Cuba, el cerco económico, comercial y financiero acumula daños en el sector por más de 30 mil millones de dólares, teniendo en cuenta la depreciación de esa moneda frente al valor del oro en el mercado internacional.

El 31 de octubre, la Asamblea General de la ONU votará por vigesimoséptima ocasión consecutiva desde 1992 un proyecto de resolución que demanda el fin del bloqueo, iniciativa similar a la respaldada siempre de manera categórica, en los últimos tres años por 191 de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas.

(Con información de Prensa Latina)

Medidas sanitarias en La Habana para enfrentar el verano

Doctora Yadira Olivera Nodarse, subdirectora provincial de Salud y directora del centro provincial de Higiene, Epidemiologia y Microbiología. Foto del autor

Ante el posible aumento de las atenciones médicas por enfermedades diarréicas, la Dirección Provincial de Salud Pública en La Habana ha adoptado un conjunto de medidas sanitarias para enfrentar el verano.

La doctora Yadira Olivera Nodarse, subdirectora provincial de Salud y directora del centro provincial de Higiene, Epidemiologia y Microbiología, dijo que el agua de consumo de la población se está clorando, además de realizarse el muestreo del preciado líquido a nivel de la red en los 198 puntos que existen en la ciudad.

De acuerdo a la directiva de Salud, semanalmente se monitorea la calidad del agua. Como parte de las medidas también se realiza la evaluación de las fuentes de abasto, donde se garantiza de las mismas el agua salga con una dosificación de dos partes por millón, lo que permite que una vez que el agua llegue a la red de la vivienda tenga la dosificación de cloro necesaria para tener una calidad buena del agua.

Según la Dirección Provincial de Salud en la capital, entre las medidas sanitarias para enfrentar el verano está la suspensión de la utilización del agua para el consumo que pudiera estar contaminada, del abastecimiento por carros cisternas, la vigilancia a través de los equipos básicos de salud, en las pesquisas activa buscando pacientes que hayan tenido diarrea. Así como llevar la educación sanitaria de todas las medidas que deben de cumplir hasta cada uno de esos lugares.

La manipulación y elaboración de los alimentos contemplan medidas a cumplir. “Contamos con un número importante de cafeterías donde se expiden alimentos, y el cuerpo de inspectores a través de las estructuras a nivel provincial y en los centros y unidades de higiene y epidemiologia de los 15 municipios capitalinos se realizan inspección sanitaria estatal en cada uno de estos lugares”, enfatizó Olivera Nodarse.

Los inspectores chequean la higiene del local, calidad del agua, la conservación de los alimentos y la manipulación que es un elemento importante.

Es propósito de la Dirección Provincial de Salud en La Habana mantener la estabilidad epidemiológica que ha tenido un control, a partir de las medidas adoptadas en las últimas semanas de las atenciones médicas por diarrea.

Cuba registra la más baja tasa de mortalidad infantil en su historia

Durante los primeros cinco meses de 2018 Cuba alcanzó la tasa de mortalidad infantil más baja registrada en su historia, con un índice de 3,9 por cada mil nacidos vivos, una décima menos que la reportada en el país al cierre del pasado año.
El ministro de Salud Pública, Roberto Morales, citado por la televisión nacional, afirmó que el nuevo récord evidencia la consolidación del programa materno infantil y destacó los esfuerzos del gobierno en la atención primaria, en hogares maternos y unidades intensivas pediátricas.
El sistema de salud cubano, dijo, se propone mantener en 2018 un registro inferior al mínimo histórico de 4,0 registrado en 2017.
Morales agregó que se prioriza la atención a la mortalidad materna y a las estrategias para mejorar los servicios de neonatología, parto y preparto en toda la nación.
Según detalló, también se avanza en las técnicas adquiridas en el tratamiento a parejas infértiles y se extreman medidas con sus posibles causas, entre las que sobresale el aborto.
El pasado año, el logro del índice de 4,0 significó que el país mantuvo por décimo año consecutivo su tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco.
(Con información de Prensa Latina)

Fidel y el Perú, instantánea del altruismo

Por: Dianet Doimeadios Guerrero

Fidel dona sangre tras el terremoto de Ancash, Perú, en 1970. Foto: Cubaminrex
Cuenta en sus memorias un sobreviviente de la catástrofe que “el terremoto de Áncash costó un Perú para su pueblo”. A voz de comarca, por aquellas tierras, todo lo que valga un Perú tiene un precio muy alto. Y así fue. Setenta mil víctimas, un sinfín de heridos y desaparecidos, decenas de comunidades arrasadas dejó el sismo que, a las 15 horas del 31 de mayo de 1970, trastocó a los peruanos.
“Sentimos un tremendo ruido (…) Se asemejaba al de muchos aviones. No sabíamos por dónde venía ni qué pasaba. Finalmente vimos el aluvión de lodo completamente negro con más de 40 metros de altura que avanzaba botando chispas de distintos colores”, relata quien vivió para contar las consecuencias de un seísmo de 7,9 grados en la escala de Richter.
Durante 45 minutos tembló con tanta fuerza la tierra que el Huascarán se zarandeó. Cuarenta millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras se esparcieron en avalancha sobre ciudades enteras del Norte peruano. Tras la sacudida y el alud, un manto negro de polvo y dolor permaneció durante días en la zona.
En La Habana, pendiente siempre de los cables, Fidel supo de los hechos y las necesidades del pueblo peruano. La nación inca y Cuba no tenían relaciones diplomáticas. El expresidente Manuel Carlos Prado las había quebrado, no vio a bien que la Isla tomara “el camino socialista”. Sin embargo, para el líder de los cubanos esta no sólo era “la tragedia del Perú sino de toda la Humanidad”.
Así consta en el diario Granma de la época y en una fotografía que aparece multiplicada en el ciberespacio. La imagen guarda el instante en que Fidel, con el brazo extendido, donó sangre para los damnificados del terremoto del ‘70. Tras él, más de 150 mil cubanos también lo hicieron.
Decenas de médicos partieron con el equipamiento necesario para instalar cinco hospitales. Llegaron hasta Áncash, Recuay, Huaraz, Carhuaz y otros poblados afectados. Cuba fue el primer país en enviar ayuda para los peruanos. Dos años después, el 8 de julio de 1972, el gobierno de Juan Velasco Alvarado restableció las relaciones diplomáticas con la Isla.
Los doctores cubanos han regresado una y otra vez a Perú, por el terremoto en Pisco (2007) o por las intensas lluvias de Piura (2017). En Áncash hay un parque que se llama Cuba y muchos hombres dispuestos a confesar que tienen sangre cubana en su cuerpo, y los genes de Fidel en el alma.
En 2007, el Gobierno del Perú declaró el 31 de mayo como “Día Nacional de la Solidaridad y de Reflexión en la Prevención de Desastres”.

El cariño y la ternura de los médicos cubanos, conmovieron a los pacientes peruanos en 2017. Foto: Enmanuel Vigil Fonseca.

Largas distancias a pie, con el suelo aun inundado, debieron recorrer nuestros médicos. Foto: DR. Enmanuel Vigil Fonseca.

Médicos cubanos mostraron su solidaridad con el pueblo peruano en 2017. Foto: Archivo

Médicos cubanos atendieron a damnificados peruanos en 2017. Foto tomada del perfil en Facebook de Enmanuel Vigil.

La fila era larga, pero cada paciente fue atendido adecuadamente. Perú, 2017 Foto: Dr. Enmanuel Vigil Fonseca
Fuente Cubadebate
Médicos cubanos en Perú enfrentaron una compleja situación tras lluvias en 2017.Foto: Archivo